¿Volvió la mística copera?

Como hacía mucho tiempo no sucedía, un día retornó la mística boquense en la calurosa Luque.
Cuando Boca parecía rendido y cuando los paraguayos mostraban lo aguerrido que eran, Agustín Orión relució, evocó a Oscar Córdoba y al Pato Abondanzieri para sacar al club del profundo pozo que hubiera significado quedarse afuera de la Copa Sudamericana.

La serie de penales fue para el infarto, y comenzó a ponerse fea cuando el “Chiqui” Pérez pateó el segundo tiro y se lo atajó Franco, la suerte hizo que Irala mandara su penal a la tribuna y cuando el visitante parecía acomodarse, fue Colazo anunció demasiado su ejecución y convirtió nuevamente en héroe al arquero paraguayo.

Allí comenzó a aparecer la figura del arquero xeneixe, demostró que no estaba dispuesto a su club se fuera con las manos vacías y tapó el penal de Irrazabal. Empezó la serie 1 por 1, fue Orión y con confianza metió el 4-3, y con la confianza mas alta que nunca, desvió hacia arriba el remate de Aquino y comenzó la locura, Boca volvía a ser Boca y se comenzó a reencontrar con parte de la historia que lo hizo grande.
El trámite del partido mas allá de la infartante serie fue casi todo del visitante, comenzó proponiendo aunque de manera displicente y se confió en que Capiatá iba a desanimarse pronto, cosa que, al menos, en el primer tiempo nunca pasó. Ni bien empezó el juego, Meli estrelló un tiro en el travesaño e hizo paralizar los corazones de los hinchas guaraníes y boqueases que coparon el Estadio.
Comenzó la segunda parte y a sabiendas que tenían solo 45 minutos de vida, el equipo del Vasco salió a buscar el todo por el todo y lo primero que consiguió fue dejar a los locales con uno menos, Velásquez se pasó de revoluciones y tuvo que irse a las duchas con llanto en sus ojos. A los 10 minutos luego de varios centros, la pelota quedó varada en el medio del área y Jonathan Calleri, con olfato de goleador, la empujó al fondo y aseguró el acceso a los penales.

Luego todo fue un monólogo de Boca, con mas empuje que ideas el DT mandó toda la ofensiva a la cancha e hizo entrar al “Puma” Gigliotti y a Luciano Acosta pero no fueron decisivos en el trámite del juego.

Sonó el pitazo final y la historia es la que todos pudieron ver y sufrir, la Ribera tiene nuevamente una figura que aparece en las difíciles, una entrega que hace mucho no se veía y si bien está a años luz de lo que consiguieron con el Virrey, ganas de soñar no le faltan.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Volver a empezar

A defender la punta

UN POTRO EMBRAVECIDO. JUAN MARTÍN DEL POTRO APOYÓ A DANIEL ORSANIC