Camino a la gloria...o camino a ganar el superclásico

A 8 días del partido que paraliza todo el país, también considerado uno de los espectáculos que hay que ver antes de morir, el River-Boca ya ocupa los principales análisis del mundo deportivo.
Al margen de todo el circo que genera un encuentro como este, hay que ver como llega cada equipo y que significaría de aquí a que finalice el año el resultado final para cada uno.
River, está puntero y en un nivel superlativo, y hoy está consolidado, por lejos, como el mejor equipo de la Argentina. Si bien viene de perder dos puntos con Arsenal, sacó una buena ventaja respecto de sus inmediatos perseguidores y a Boca le sacó, nada mas y nada menos, que 10 puntos y junto con Newell´s es el único invicto del torneo.
Sin embargo en la última semana perdió a su número 5, con el que ya no podrá contar en lo que resta del año, la lesión de Kranevitter resintió en algo el funcionamiento del conjunto, pero el DT logró equilibrar las cosas con el ingreso de Ponzio. Otro problema que se le asoma a los millonarios es la posible ida de Ramiro Funes Mori a la gira asiática con la selección, y si se podría pensar en Eder Alvarez Balanta como un reemplazo, este también podría irse de gira con Colombia.
Con respecto a Boca, la  derrota, en 35 minutos, con Racing hizo perder en algo la levantada del equipo. Arruabuarrena optó por pedirle a sus jugadores que eviten a la prensa y que no se expongan, teniendo en cuenta que hace poco hubo conflicto en puerta tras las declaraciones de Gigliotti, que no se mostró muy contento por ir al banco.
Respecto del equipo titular, en el partido con la Academia se sintió la ausencia del Cata Diaz, quien tiene un trecho mas de recuperación y que además su reemplazo, Forlín, también se haya resentido de su lesión, aunque con mucho esfuerzo a lo mejor llega para el Super.
Esta semana, el Vasco se mostró sincero y expresó que al torneo lo ven lejos y que apuntarán en mayor medida a la Sudamericana, pero no está todo dicho.
En fin, si el domingo 5 de octubre gana River, significará  la mitad del torneo adentro y estirar su supremacía bien ganada. Si gana Boca significará tanto para los hinchas como para Arruabarrena tener el semestre salvado luego de tantas penurias y poder recuperarse del último superclásico en que perdieron ante toda su hinchada.
Solo resta esperar que sean las 17:15 del domingo 5 de octubre y que la pelota comience a rodar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Volver a empezar

A defender la punta

LAS SELECCIONES NACIONALES PONEN PRIMERA