¿Quien echó a Bianchi?

Después de tanto ir y venir, finalmente Carlos Bianchi dejó de ser el DT de Boca, luego de que Daniel Angelici apoyado por su CD, decidiera rescindirle el contrato.
Sorprendieron varias cosas y no precisamente que “el Virrey” se haya ido del club. El periodismo y el público no entendían como, de la noche a la mañana, pasó de confirmado a despedido. Por otro lado nadie puede creer que el máximo dirigente del Xeneize haya declarado ante la prensa que la decisión la tomaron en conjunto, cuando es vox populi que la mayoría de las determinaciones las toma solo y a contramano de lo que piensan sus directivos.
Entonces surge la inevitable pregunta ¿Quién echó a Carlos Bianchi?
Los resultados no fueron, si bien su tercer ciclo fue muy distante de los dos anteriores, numéricamente no le había ido tan mal.
La ida de Riquelme no fue, a pesar que el 10 era el único jugador que bancó públicamente y su salida lo debilitó, el entrenador se creía capaz de revertir la situación con o sin Román.
La hinchada no fue, a pesar de  lo mal que jugaba  el equipo y la falta de identidad, a Carlos le perdonaban todo y las recriminaciones recaían en el plantel.
Los jugadores no fueron, salvo Riquelme que ya no está mas, nadie del actual plantel tiene el peso suficiente como para cargarse a un DT.
Cerrados todos estos círculos solo resta por confirmar una sola verdad, que el responsable del despido de Carlos Bianchi fue nada mas y nada menos que Mauricio Macri. El ¿ex? Presidente jamás le perdonó el desplante histórico delante de toda la prensa y  aprovechó el mal momento para hacérselo pagar muy caro., luego de que el presidente formal del club dijera que el director técnico continuaba hasta el partido con Vélez, el Jefe de Gobierno levantó el tubo y le ordenó que lo echara.
Quizas queda reflexionar que el, ahora ex, entrenador fue víctima de sus propios egos y creyó en sus sobradas capacidades, el se había olvidado del viejo enfrentamiento pero parece que Mauri no.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Volver a empezar

A defender la punta

UN POTRO EMBRAVECIDO. JUAN MARTÍN DEL POTRO APOYÓ A DANIEL ORSANIC