Ramón Díaz entre el prestigio y el ego personal

La renuncia del segundo riojano más famoso fue ayer la noticia o casi la noticia de la semana, nadie se esperaba a menos de una semana de haberse coronado supercampeón que el técnico mas ganador de la historia millonaria pegara un portazo. Desde la asunción de Rodolfo D`Onofrio quedó bien en claro que Ramón no era el elegido de la dirigencia ganador y menos aún de su actual secretario técnico, Enzo Francescoli. El entrenador supo sortear todas las dificultades que le plantearon los dirigentes a la hora de la toma de decisiones y se bancó todas las críticas que abiertamente le hacían respecto de su gestión. Sin embargo haberle devuelto el prestigio al club fue el momento ideal para vengarse de todo aquello por lo que tuvo que pasar y a lo que no estaba acostumbrado. La justificación, según comentan puertas dentro, fue su prestigio personal ya que el entrenador explicó que no estaba dispuesto a aceptar las nuevas consignas de cara a lo que se viene, a saber: la venta de más de la mitad del plantel, la vuelta de Ponzio, Mora y Trezeguet y la negativa de los dirigentes a contratar refuerzos de jerarquía. Sin embargo conocedor de los tiempos del futbol como pocos, prefirió irse por la puerta grande teniendo a toda la gente a sus pies, con el equipo campeón y clasificado a las principales competencias. No aceptó que nadie le dijera que su ciclo había llegado a su fin, eligió irse a lo grande y esperar a que la tribuna vuelva a pedir a gritos por él.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Volver a empezar

A defender la punta

LAS SELECCIONES NACIONALES PONEN PRIMERA